No tengan miedo de vivir a todo pulmón, uno a veces anda mendigando y somos capaces de mucho más

Fueron las palabras con las que Monseñor Fernando Chomalí Garib, finalizó la jornada de conversación con docentes del Instituto de Humanidades de Chiguayante realizada el lunes 04 de abril. Dentro del itinerario que comprende visitas a los colegios pertenecientes al Arzobispado de Concepción, Monseñor desea reconocer, las realidades y necesidades de cada colegio. Acompañado por la Sra. Adriana Fernández, Delegada Episcopal para la Educación y el señor Hipólito Rocha, Coordinador Académico de las Fundaciones Educacionales La Asunción y Cristo Rey.

Monseñor Chomali manifestó a todos los profesores presentes, el gran aprecio a los docentes, a su incansable trabajo, a su esfuerzo, el que se vio notoriamente incrementado durante la pandemia; a ese empuje y compromiso que tienen con la vocación de formar cristianos comprometidos; al tremendo desafío, porque nos encontramos viviendo en una sociedad muy competitiva, solitaria e individualista.

Se le preguntó ¿Qué espera de nuestro colegio, de los desafíos que debemos proponernos, de cómo volver a educar después de la pandemia, cuáles serían las prioridades o lineamientos que debemos tomar?. A lo que él responde: “En primer lugar deben sentirse parte de la iglesia, atentos a lo que está pasando en sus comunidades, la arquidiócesis, en el entorno, sus comunidades, ampliar la mirada. En segundo lugar volver a la fuente de lo que significa ser humano; ser feliz, amar y ser amado y encontrar un espacio en donde sacar a relucir nuestros talentos y compartirlos con otros. No debemos ser católicos con cara de vinagre, una escuela debe ser un lugar de mucha fraternidad, confiar en los alumnos”

¿Cómo trabajamos con las familias para un cambio real en la sociedad, de qué manera los invitamos a ser parte de una sociedad más justa, más agradecida y más fraterna?
R: Las experiencias que hemos tenido de niños nos acompañan toda la vida, son las experiencias más profundas las que tienen que ver con el mundo de los afectos y todo tiene un impacto, lo que dejamos de hacer también, la responsabilidad social es algo que debemos inculcar mucho más. Debemos considerar también que nos falta mucho por recorrer, no por mala voluntad, sólo que el ambiente es tremendamente hostil, se nos valora según los puntajes obtenidos, nuestros resultados. Debemos incentivar ambientes católicos, la figura del Papa, el Arzobispado y el Evangelio como parte central en nuestro trabajo.

Finalmente se le pidió un mensaje para transmitir a los niños y jóvenes que en nuestro colegio comienzan con catequesis para primera comunión y confirmación, un mensaje que los motive a seguir adelante, con esperanza, a no perder la fe y sumirse en esta sociedad cada vez menos creyente.
R: La experiencia profunda de sentirnos queridos y capaces, no debemos conformarnos con poco. Dios nos quiere dar mucho más, a veces tenemos un talento y por miedo o temor a fracasar lo escondemos, pero es mucho mejor fracasar a no haberlo intentado.
No tengan miedo de vivir a todo pulmón, uno a veces anda mendigando y somos capaces de mucho más.

Claudia Estrada, profesora de Inglés al finalizar la visita nos señaló: “La conversación con Monseñor Chomalí fue una invitación a reflexionar sobre el gran desafío que representa para los docentes el evangelizar en esta época de la historia; al mismo tiempo, nos entregó un mensaje de esperanza cimentado en la palabra de Dios, que con amor podemos sacar adelante a nuestros estudiantes”.